Cinco años de brutalidad, legado de la Operación Plomo Fundido

Spread the love

Muchos pasarán el día recordando esos momentos que sorprendió al mundo hace cinco años. Es difícil determinar exactamente cómo quedaron grabados esos momentos en el ojo de la mente. Tal vez fueron los cadáveres que se amontonaban en las calles de Gaza, mientras los depósitos de cadáveres se desbordaron. Tal vez fue la montaña de escombros que quedaron en los lugares que una vez fueron llamados “hogar” por el pueblo de Gaza. Tal vez fue la ferocidad con que el poder del mundo produce los armamentos más sofisticados que utilizaron sobre las almas de una población civil indefensa. Lo que queda, sin lugar a dudas, es que Gaza nunca fue la misma después de la Operación Plomo Fundido y tampoco la vida de los 1,8 millones de personas que fueron sometidas al bombardeo.

La difícil situación de la población de Gaza ha sido una tragedia que marca la época actual como fracaso. Mientras Israel sigue ocupando Gaza mediante el control de su espacio aéreo, de las fronteras, tanto directa como indirectamente, así como su mar, la población de Gaza sigue estando desnutrida y sumida en la pobreza. El déspota militar de Egipto, Sisi, muy parecido a su predecesor Mubarak, ha declarado la guerra a los Hermanos Musulmanes, la organización madre de Hamas. Por lo tanto, es lógico que la junta de Egipto una vez más apoye la política de asedio de Israel que paraliza la Franja de Gaza. Gaza no tiene electricidad gracias a las campañas de bombardeo de precisión de Israel que destruyeron la única central eléctrica de la franja costera. Como resultado de la falta de combustible para hacer funcionar los generadores y la falta de piezas para reparar la única central eléctrica, alcantarillado de crudo ha inundado las calles. Inevitablemente, las enfermedades comienzan a propagarse rápidamente en una de las zonas más densamente pobladas del planeta. Mientras las madres y padres se apresuran a llevar a sus pequeños a un puñado de hospitales, son recibidos con la noticia de que no se puede hacer mucho ya que el gas helio para el escáner de resonancia magnética se ha agotado o fármaco necesario para salvar la vida de su hijo es parte del 40% de los medicamentos esenciales que se han terminado y no se ha reabastecido a causa del bloqueo.

A medida que las condiciones empeoran en Gaza, el mundo debe inclinar la cabeza de vergüenza al ser testigos del destrozo del artículo 25 de la Declaración Universal de Derechos Humanos por el bastión solitario de la ‘democracia’, es decir Israel. El artículo 25 dice lo siguiente:

“(1) Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado para la salud y el bienestar de sí mismo y de su familia, incluso alimentación, vestido, vivienda, asistencia médica y servicios sociales necesarios; tiene asimismo derecho a los seguros en caso de desempleo, enfermedad, invalidez, viudez, vejez u otros casos de pérdida de medios de subsistencia por circunstancias independientes de su voluntad “.

A medida que las apelaciones de Oxfam y Amnistía Internacional para poner fin a la brutalidad de una población, con el 43,5% de menores de 15 años, iba cayendo en oídos sordos, parece que la única esperanza reside en las poblaciones globales y no en nuestros líderes. Si no actuamos, sería un día triste realmente cuando, como un colectivo mundial, nos sentamos en silencio contemplando como la salud, el calor, el frío y, los alimentos se utilizan como armas para asediar, torturar y matar a una población.

Han pasado cinco años desde que 1500 almas palestinas murieron, 1.872 niños resultaron heridos y 600 más quedaron discapacitados permanentemente a manos de Israel. Sin embargo, la brutalidad por parte de Israel no se detuvo allí. Como 234.000 personas en Gaza sufren de pobreza extrema, como resultado Mustafa al-Assar de 12 años está obligado a convertirse en un vendedor ambulante para ayudar a su familia. Mustafa es una sola alma que languidece en Gaza, sin embargo, hay muchos niños más en Gaza que padecen el mismo destino.

Quizás, mientras el mundo rinde homenaje a nuestro Nelson Rolihlahla Mandela, recuerde su discurso desde el banquillo delante del Tribunal de Rivionia, en 1964. Así dijo:

“Nuestra lucha es contra lo real y no lo imaginario, contra las dificultades o, para usar el lenguaje de la Fiscalía General del Estado, `las llamados dificultades`. Básicamente, luchamos contra dos características que son el sello distintivo de la vida africana en Sudáfrica y que están arraigadas en la legislación que buscamos n derogar. Estas características son la pobreza y la falta de dignidad humana”.

Dado que la pobreza y la falta de dignidad humana se convierten en el sello distintivo de la vida de Gaza, es que el colectivo global que debe protestar este sitio deplorable. Como Israel weaponizes los derechos a la salud, la alimentación y la dignidad de destruir la población de Gaza, se hace inconcebible a guardar silencio. De hecho, se reflexiona sobre los dolorosos recuerdos e imágenes de la Operación Plomo Fundido, los cuerpos mutilados de los niños que Israel fijó como una victoria militar. Sin embargo las palabras de Mahatma Gandhi nos recuerdan que la violencia empleada por Israel a la población civil de Gaza hace cinco años, nunca paró:

“La pobreza es la peor forma de violencia.”

No permitas que el legado para nuestra generación sea que nos quedamos en silencio mientras que la pobreza y la falta de dignidad defininen la existencia de un pueblo. Acabar con el Asedio.

Autor: Ibrahim Vawda para Palestinechronicle / Traducido pra Rebelión por J. M.

Zaakir Ahmed Mayet, presidente de Media Review Network South Africa. Contribuyó con este artículo para PalestineChronicle.com.

Aquest article ha estat publicat al web oicpalestina.org

Visiteu-nos a la nostra pàgina de facebook: www.facebook.com/comunitatpalestinacatalunya


Spread the love

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *