Nuestro signo es la piedra: La Historias de Nabi Saleh

Spread the love

La última obra del Teatro de la Libertad, ‘Nuestro signo es la piedra”, que se basa en la reciente historia de la aldea palestina de Nabi Saleh y que es un homenaje a Mustafa y Rushdi Tamimi, habitantes de la aldea que fueron asesinados a tiros por soldados israelíes en 2011 y 2012, respectivamente, se presenta en estos días en Cisjordania después de más de un mes de gira.

La sala de estar del activista y miembro del Comité Popular de Nabi Saleh, Manal Tamimi, se ha convertido en un refugio para los extranjeros y vecinos durante las manifestaciones semanales contra la ocupación del pueblo. En esos días, la sala se transforma en un centro de reunión después de los violentos ataques de los militares israelíes o el lugar donde se sientan a escuchar las  historias de la vida en Palestina, mientras se toman un café.

Una de estas conversaciones provocó la creación de la última obra del Teatro de la Libertad, ‘Nuestro signo es la piedra”, que se basa en la reciente historia de la aldea palestina de Nabi Saleh. La obra es un homenaje a Mustafa y Rushdi Tamimi, habitantes de la aldea que fueron asesinados a tiros por soldados israelíes en 2011 y 2012, respectivamente, y en estos días se presenta la producción en Cisjordania después de más de un mes de gira.

“La idea de esta obra llegó por accidente”, explica Manal. “Ben Rivers, un actor del Teatro de la Libertad, estaba aquí hace un año y hablábamos sobre los Comité de Resistencia Popular. Durante la conversación, me pregunta si sería mejor si alguien viniera e hiciera una obra de teatro sobre la resistencia popular, actuando en todos los lugares que no participaban en esta lucha, tomando en cuenta que muchos pueblos de Palestinas no saben nada sobre la resistencia “, recuerda Manal.

Unos meses más tarde, recibí una propuesta de Ben. El escritor británico Di Trevis llegó a la aldea y se quedó con su familia durante una semana, recopilando los testimonios de algunos de los habitantes de Nabi Saleh.

“Se habló de situaciones reales, como cuando el ejército israelí lanzó una bomba de gas al  interior de una casa, obligando a los residentes a salir por las ventanas para evitar que se asfixiaran, incursiones de los soldados durante la noche o la escasez de agua”, relata Mohammad Dabdoud, uno de los actores que actúan en la obra.

El resultado de esta experiencia es la colocación artística en el escenario de la lucha de Nabi Saleh y la comunidad de la resistencia contra la ocupación israelí y sus innumerables secuelas: la confiscación de tierras, la segregación étnica y / o discriminación racial que condujo a las detenciones, las protestas, la violencia e incluso a la muerte.

El obra presenta una poderosa forma de comunicación íntima; música simple y varios actores quedan enmarcados en un humilde escenario donde escenas cotidianas de personajes reales se vuelven a encontrar “el desarrollo político de un joven de su comunidad organiza una extraordinaria campaña contra la ocupación israelí”, describe Di Trevi, el creador de esta pieza de teatro.

Durante la obra, los actores no tienen un papel muy evidente, porque “no sería naturalista, ya que se basa en muchas historias diferentes, pero todo el mundo sabe lo que estamos hablando, ellos esperan lo que va a pasar”, dice Mohammad.

Los espectadores de la aldea no pudieron contener sus lágrimas durante la actuación, recordando las situaciones narradas o sus propias historias. Un anciano palestino en Jericó lloraba porque la actuación le recordaba a su pérdida de tres de sus hijos.

Manal comparte este sentimiento. “La primera vez que vimos la obra fue muy difícil para todos”, aseguró. “Revivimos todo de nuevo porque a veces, cuando estás en el medio de la acción, se te olvida lo que es real o sobre algunos detalles. Pero es distinto al verla,  por otras personas, sobre todo cuando estamos hablando de Rushdi y Mustafa…”.

Sin embargo, alaba la obra, señalando que este sentimiento no se presenta debido a que la producción se centra en Nabi Saleh, sino porque “se trata del sufrimiento de los palestinos, se trata de la ocupación o el precio que pagan los niños debido a esta situación cuando deberían ser sólo  niños y no el enemigo en esta situación … Así que esta es una buena manera de difundir la idea de la resistencia no violencia, para difundir lo que realmente está sucediendo, sensibilizar, hacer que la gente entienda el significado de esta idea. “.

Apoyo a la lucha no violenta

Nabi Saleh no fue escogido por casualidad. Se ha convertido en un símbolo de la resistencia no violenta, desde hace tres años, cuando sus habitantes decidieron librar una lucha no violenta contra el robo de sus tierras y de un pozo de agua por el vecino asentamiento israelí de Halamish, de los ataques de colonos contra civiles palestinos y de la ocupación militar israelí en su conjunto.

“Este pueblo es un buen ejemplo de la lucha popular para otros pueblos. Es casi un lugar invisible, pero todo el mundo ha oído hablar de la lucha aquí”, afirma Mohammad.

También el título de la obre es significativo, “Nuestro signo es la Piedra”, señala una fuerte conexión con los medios no violentos de resistencia más comúnmente asociados con la Primera Intifada.

El nombre de la obre es “Nuestro signo es la piedra”, porque no vemos en ella una forma violencia, sino nuestra forma de lucha”, asegura Mohammad, coincidiendo con la opinión de Manal. “Esta es otra forma de resistencia no violencia, que no debe ser mal entendido con el pacifismo”, subraya.

Sin embargo, Manal continúa, “todo el mundo está influenciado por los grandes medios de comunicación, medios de comunicación israelíes o controlados a favor de Israel que retrata a los palestinos como terroristas y los israelíes como víctimas que sufren nuestros ataques mientras tanto están tratando de vivir una vida normal.”

Con el fin de criticar a la demonización de los palestinos, la actuación incluye la presencia de un ingenuo periodista extranjero que trata de enseñar a los palestinos a resistir y convencerlos de renunciar a esta práctica de lanzamiento de piedras, ya que, como se ha repetido una y otra vez, “deslegitimiza” la lucha del pueblo palestino.

“A veces, ellos [los periodistas o activistas internacionales] buscan la igualdad entre los soldados y la gente de aquí o preguntan por qué tiramos piedras: “se tienen que manifestar sin violencia”, dicen. Y ese comportamiento hace que la gente aquí se sienta muy mal. “¿Quieres hablar sobre la violencia? ¡Ve y dile a los soldados!  Algunos de ellos vienen a favor de la víctima, en lugar de a los culpables”, los crítica Mohammad.

Fuente: Our sign is the stone: Stories from Nabi Saleh

Leona Vicario, Palestine Monitor (Traducción: Palestinalibre.org)

 

Aquesta notícia ha estat publicada al lloc web www.palestinalibre.org


Spread the love

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *